fbpx

Tengamos sed de fracasar

Por Gerardo Aguirre


Michael Jordán dijo:

A lo largo de mi carrera fallé más de 9,000 canastas, perdí 300 partidos, seis veces consecutivas me pasaron el balón y falle cuando podría haber dado la victoria a mi equipo, mi vida ha sido una sucesión de fracasos, por eso tuve tanto éxito.

View this post on Instagram

#JUMPMAN

A post shared by Jordan (@jumpman23) on

Somos tan vulnerables al fracaso, al dolor, a las crisis, les tenemos tanto miedo que no las permitimos fluir y ver los grandes aprendizajes que nos dejan, desconocemos que todo es punto de partida, inclusive este mismo momento, la única diferencia entre las personas exitosas y una que cumplen objetivos, es el empuje que van a tener para seguir adelante cuando no tengan nada, cuando hayan fallado, cuando el fracaso los alcance.

Y es que debemos de entender que el primer paso de una transformación es empezar generando pensamientos positivos y por lo consecuente actividades que te lleven a cumplir el objetivo, usted ya está en el camino de la transformación, pero lamento desilusionarte, cualquiera llega a esta parte de la historia y aquí  va la cruel verdad.

Hot news

Cualquiera aguanta 1 semana de dieta, cualquiera se inscribe y va 1 semana al crossfit, al gym, a correr, cualquiera se levanta temprano a entrenar los primeros días, cualquiera quiere cambiar de trabajo, de apariencia física, cualquiera quiere transformar su vida, cualquiera quiere una relación, cualquiera quiere el trabajo de sus sueños, cualquiera quiere ganar una competencia, cualquiera quiere tener el mejor cuerpo, cualquiera puede querer, inclusive cualquiera puede empezar a trabajar por cada uno de sus objetivos, pero no cualquiera llega.


La transformación no tolera la mediocridad, para la transformación no hay pretextos, no hay excusas, es simple, vas o no vas, no hay mitades, es si o no.

Lo más duro es mantenerse, mantenerse en el sacrificio, en el esfuerzo, en el  trabajo diario, seguir cuando no tienes nada, cuando se fue la inspiración, cuando no hay motivación, cuando quieres tirar la toalla, cuando no quieres seguir entrenando, cuando no quieres seguir luchando por tu negocio, por tu pareja, por ti mismo, porque el cambio no es de una semana, no es de un mes , no tarda un año, es una lucha diaria y parece ser que las personas no lo llegan a entender .

  • Queremos ser los mejores en el crossfit, ganar podiums, levantar más libras, conectar skills, pero no queremos entrenar dos sesiones, no queremos hacer sesiones sabatinas y no queremos entrenar los ejercicios que no nos gustan porque no los dominamos
  • Queremos tener el mejor cuerpo, abdomen marcado, bajar de peso, pero no logramos apretar la dieta 1 mes, porque el fin de semana nos metemos las calorías de toda la semana.
  • Queremos tener nuestros negocios propios, pero no somos capaces de arriesgar y poder soportar el negocio más de 1 año para que se a cliente, genere renombre y empiece a fluir la economía, queremos que nuestro negocio nos genere dinero a los 3 meses.

Lo malo es que tenemos la mala costumbre de culpar a la vida y al destino por las cosas que no conseguimos, inclusive creemos que las otras personas tienen más suerte que nosotros, o que la vida le sonrió con oportunidades que nosotros no tuvimos.

Las Oportunidades se generan, no se esperan, no hay tiempos perfectos más que los que nosotros construimos.

Nacimos para dar siempre lo mejor, para buscar la perfección con consciencia, para trabajar desde la excelencia en todos los ámbitos y en todas la áreas de nuestra vidas, nacimos con la capacidad de ser el mejor atleta, el mejor amigo, el mejor hijo, el mejor padre, el mejor ser humano, y hacernos valiosos para nosotros mismos y para los demás, el problema es que siempre nos estamos yendo por lo fácil, por el camino cortito, por el ligero, por el que no pesa y el que no nos hace salir de la zona de confort, ¡chingada madre! la vida es para vibrar siempre alto, para contagiar, para ser punta, para abrir caminos, para ser ejemplo.

De verdad, resista en el esfuerzo, resista en la lucha, resista en el pensamiento de querer ser más, manténgase ahí, hágalo un estilo de vida, que le sea normal despertar de madrugada, entrenar duro, trabajar duro, empujar duro su negocio, ayudar a los demás, ser amigo y ser humano.


Tenemos que tatuarnos en la piel que de los errores se aprende y se crece, que de las crisis se renace, que con los fracasos se expande la mente y que con la decepciones se ama más fuerte.